miércoles, 23 de diciembre de 2009

ensayo sobre la ceguera (perdon de antemano, no intento ofender)

eran un hombre y una mujer,ambos ciegos, que se conocían de vista nomás. se escribían cartas en braile y decidieron tener una cita (a ciegas). él le confesó su amor, ella le dijo que confiaba ciegamente en él, sin embargo "ella" no fue del todo sincero (ya que era un travesti). la relación siguió hasta la propuesta de matrimonio. ella (él) dijo que sí. llegó la ansiada noche de bodas. en la oscuridad del cuarto de hotel (todas las luces estaban encendidas) comenzaron a besarse. él exploraba con ahínco los contornos de la figura femenina, cuando se topa con algo que según su intuición no debería estar ahí. ¡pero qué es esto! exclama el hombre (el que no es travesti) acaso vos... ¡nada que ver! contesta la ciega.él duda un poco y algo resignado exclama: y bueh, el amor es ciego...

2 comentarios:

Verónica dijo...

jajaja, es un poema divertido. Me ha hecho reir. Bonito

ruben dijo...

jaja más q poema es un ejercicio de estilo, o como diría Cortázar, un estilo de ejercicio..jeje